Senasa detectó casos de virus rugoso del tomate en Corrientes

ALERTA FITOSANITARIA NACIONAL. Confirmaron la detección en muestras de plantas ubicadas en la localidad correntina de Lavalle y La Plata y Mar del Plata, Buenos Aires. Se realizan talleres sobre prácticas de manejo, contención y erradicación del virus, para minimizar su impacto en los cultivos y prevenir su dispersión.

El Laboratorio oficial del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) confirmó la detección del virus rugoso del tomate en muestras oficiales tomadas en la localidad de Lavalle, de la Provincia de Corrientes y en las localidades de La Plata y en Mar del Plata de la provincia de Buenos Aires.

 

Los hallazgos corresponden a muestras de plantaciones de tomate que presentaban sintomatología compatible con el virus y que fueron recolectadas durante monitoreos realizados por el Senasa. En ese sentido, vale mencionar que los establecimientos productivos deberán mantener en aislamiento los sitios de producción donde se produjo la detección, así como también aplicar medidas de higiene y desinfección a dichos sitios, herramientas de trabajo y otros elementos que pudieran actuar como transmisores del virus, según lo establecido por la Resolución Senasa N° 569 de 2023.

 

A través de la mencionada Resolución, el Senasa declaró el alerta fitosanitaria para todo el territorio nacional con respecto al virus. La norma tiene por objetivo, a través de un trabajo interinstitucional público-privado, fortalecer las acciones a fin de determinar la situación del ToBRFV en el país, contener y erradicar los focos que eventualmente se detecten, evitando su establecimiento y dispersión, como así también poner en conocimiento de la situación a los productores y a la sociedad en general.

 

La norma establece las medidas de prevención, detección, contención y erradicación en relación con este virus y la denuncia obligatoria de los síntomas sospechosos de la enfermedad.

 

El virus rugoso del tomate o Tomato brown rugose fruit virus (ToBRFV), es una nueva virosis detectada por primera vez en Israel en 2014, que daña cultivos de tomate y pimiento.

 

Se caracteriza por provocar síntomas como manchas marrones en los frutos, deformaciones, pérdida de calidad y reducción en la producción. Además, su rápida propagación a través de semillas, plantas infectadas y utensilios de trabajo representa un desafío para los productores, quienes deben implementar medidas de control y prevención eficaces.

 

En nuestro país, continúan el monitoreo activo y la toma de muestras en zonas priorizadas donde se concentra la mayor superficie de plantación de cultivo de tomate y pimiento, con el objetivo de llevar adelante un diagnóstico del virus a nivel nacional.

Trabajo interinstitucional
 

El Senasa, el INTA y el INASE vienen trabajando en estrecha colaboración, brindando acompañamiento técnico al sector productivo, mediante la organización de charlas y talleres donde se proporcionan recomendaciones específicas sobre prácticas de manejo, contención y erradicación del virus, con el objetivo de minimizar su impacto en los cultivos y prevenir su dispersión.

 

Ante sospechas de presencia de la enfermedad, es fundamental no tocar la planta, aislar el sector y avisar a la oficina del Senasa, INASE o INTA más cercana a su localidad. Se pueden contactar a través de: [email protected]