¿Llegó la hora de Maduro?: sigue vigente la recompensa de USD15 millones de EE.UU. por su captura internacional

La Administración estadounidense lo acusa por cargos de narcoterrorismo. El líder del régimen chavista llegará a Buenos Aires para participar de la CELAC.

Nicolás Maduro, requerido por la Justicia internacional. Foto: NA.

El próximo martes puede ser el "Día D". En Buenos Aires comenzará la nueva Cumbre de Jefas y Jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (mejor conocida como CELAC), que se llevará a cabo en el Buenos Aires Sheraton Hotel. La jornada se presenta con enorme expectativa dada la importante concurrencia de representantes y mandatarios de los 33 países miembro, más algunos otros invitados. Entre los asistentes estarán Miguel Díaz Canel, presidente de Cuba; Daniel Ortega, de Nicaragua; y Luiz Inácio Lula da Silva, quien ya ungido como presidente de Brasil, hace su primera visita oficial al país.

Pero sin embargo, quien mayor atención ha captado es Nicolás Maduro, el mandatario del régimen chavista de Venezuela; quien también asistirá y sobre quien pesan duras y complejas acusaciones de parte del Gobierno de los Estados Unidos. No es menor el tema: Maduro está aún bajo la lupa de la Justicia estadounidense, acusado de cargos por narcoterrorismo; y la orden está vigente.

Se trata de un pedido de captura internacional que llevó a que el mandatario venezolano se autoexcluyera voluntariamente, y a modo de precacución, de los diferentes foros inyternacionales; algo que cambiará sustancialmente este 24 de enero cuando pise suelo argentino.

En este contexto, también desde sectores de la oposición se manifestaron por la llegada de Maduro a la Cumbre; e insisten que -dada la orden internacional de captura aún en plena vigencia- debe ser inmediatamente detenido. La tensión va en aumento y se verá qué sucede el martes antes de su presencia en el foro internacional, en el que -dicho sea de paso- también contará con la presencia del asesor especial de la Casa Blanca para las Américas, Christopher Dodd.

Entre los mandatarios que confirmaron su presencia, al margen de los ya mencionados, están el colombiano Gustavo Petro; el chileno Gabriel Boric; la hondureña Xiomara Castro; el ecuatoriano Guillermo Lasso; el boliviano Luis Arce; el uruguayo Luis Lacalle Pou; el dominicano Luis Abinader; el paraguayo Mario Abdo Benítez; la barbadense Mia Mottley; el sanvicentino Ralph Gonsalves; y el haitiano Ariel Henry. También llegará el presidente del Consejo de la Unión Europea, Charles Michel.

¿De qué se acusa a Maduro?
Al presidente venezolano se lo acusa formalmente de colaborar con la admisnistración y dirección el Cartel de los Soles. El mismo es una organización narco que está integrada por funcionarios y militares de su país, casi todos de muy alto rango, al tiempo que en Venezuela cobraba fuerza una conspiración narcoterrorista, plagada de actos de corrupción y marcadamente violenta con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Vale destacar que el Departamento de Justicia de Estados Unidos mantiene vigente la orden de captura internacional contra Maduro al asegurar que el mandatario sudamericano ha negociado personalmente cargamentos de cocaína en grandes cantidades producida por las FARC; como asío también por haber ordenado al Cartel de los Soles que pasara armas a la guerrilla además de coordinar de manera efectiva las relaciones exteriores con Honduras y otras naciones para hacer más sencillo el narcotráfico.

También se acusa a Maduro de reclamar asistencia de los líderes de las FARC para el entrenamiento y adiestramiento de milicias chavistas como una unidad que formaba parte de las Fuerzas Armadas para el Cartel de los Soles. Con este marco es que la acusación cursada por el Distrito Sur de Nueva York, en Estados Unidos, contra Maduro incluye además cargos por el mencionado narcoterrorismo, conspiración para importar cocaína, posesión de ametralladoras y conspiración para contar con poderoso armamento destructivo.

Hasta el martes 24 todo es duda e incertidumbre sobre la suerte que le espera al mandatario de Venezuela una vez que aterrice en la Argentina. Pese a que es casi un hecho su presencia en el país, desde la Cancillería argentina indicaron que el líder del régimen chavista tiene su agenda ajustada para llegar con unas 24 horas de antelación al comienzo de la Cumbre en Buenos Aires.

Los tiempos se acortan y los márgenes de maniobra, también.