"Se estaba mandando un moco y le pegué unas pataditas", la declaración de la madrastra de Lucio Dupuy

"Fue todo muy rápido, no se. Le pegué y no medí donde la verdad, ni sé por qué tampoco", señaló Abigail Páez, que no quiso responder preguntas.

El jueves 2 de febrero se conocerá el veredicto del juicio por la muerte de Lucio Dupuy, el niño de 5 años que fue brutalmente asesinado por su madre y su madrastra en La Pampa. A días de concretarse la decisión del tribunal, se difundieron detalles de lo que fue la declaración de Abigail Páez, la madrastra de Lucio Dupuy, en la audiencia del pasado 7 de diciembre.

Si bien se sabía que la joven de 27 años había asegurado que no tuvo intención de lastimar al menor, ahora se conoció la declaración completa en la que relató su versión de lo sucedido el dramático 26 de noviembre del 2021.

Antes de que comenzara la declaración, la madre de Lucio, Magdalena Espósito pidió no estar presente y se levantó y salió de la sala para no escuchar. Según la versión de la defensa ella no estuvo presente durante el asesinato del niño, aunque para la fiscalía eso no fue así.

En su descargo, Páez, que no aceptó responder preguntas, reconoció haber golpeado al niño: "Cuando llegué a la casa, lo vi a Lucio que se estaba mandando un moco. No importa qué, porque no viene al caso. Entonces lo tomé del brazo y le pegué varias pataditas en la cola. Fue todo muy rápido, no se. Le pegué y no medí donde la verdad, ni sé por qué tampoco". 

"No le encuentro una explicación todavía. Sé que lo lastimé, me di cuenta en el momento e intenté remediarlo. Luego, lo alcé y lo llevé a la ducha porque pensé que iba a reaccionar. Él intentaba hablar, estaba consciente todavía. Se bañó parado. El me intentaba hablar, como para decir algo, pero no le salían las palabras".

Vale aclarar que el médico forense Juan Carlos Toulouse, que fue quien realizó la autopsia, confirmó que Lucio tenía cicatrices y lesiones de vieja data, además de los últimos golpes que había sufrido al momento de morir. A su vez, el especialista remarcó la brutalidad con la que fue asesinado: "No hablo de todo lo que tenía por respeto al nene y a la familia pero tengo 27 años de forense y 5 años en La Plata, he visto nenes y traumatismos, pero esto así no lo vi nunca".

A su vez, como parte de la prueba están los mensajes que entre ellas se mandaban, así como de otras personas que hablaban sobre los malos tratos que recibía el pequeño a quien, en reiteradas ocasiones, lo hacían faltar al jardín por las marcas que tenía en su cuerpo y para que no salieran a la luz todos los tormentos que sufría.

Siguiendo su discurso Páez explicó que intentó bañarlo y luego reanimarlo, pero aclaró que no sabía cómo hacerlo: "Le intente hacer RCP. No sé si lo hice bien o mal o si pudo haberlo lastimado más porque no sabía cómo hacer la maniobra como correspondía".

Finalmente, lanzó la ya conocida frase: "Mi intención jamás fue lastimarlo y mucho menos matarlo. Me duele en el alma, lo extraño mucho".

Al momento en que se conozca el veredicto habrá una marcha a tribunales encabezada por la familia paterna de Lucio.