Quita de subsidios nacionales: este mes la luz será un 90 por ciento más cara

Precio Mayorista para Distribuidoras. Los aumentos en las facturas tendrán influencia en el nivel 1, considerado de mayores ingresos, un total de 89.000 usuarios residenciales en la provincia de Corrientes.

En noviembre, la distribución mayorista de energía acumulará un 90 % de incremento, que impactará en la población que sufre la quita de subsidios por parte de Nación tras efectivizarse los dos primeros tramos de la segmentación tarifaria.

La Secretaría de Energía oficializó meses atrás la quita de subsidios para los hogares de estén registrados como de “altos ingresos”. En Corrientes, la cifra asciende a 89.000 usuarios residenciales.

Por este motivo, en las boletas de octubre ya impactó un aumento del 60 % para los hogares y un 35 % para comercios pymes.

En tanto, para los consumos de noviembre la suba fue del 40 % y el 45 %, respectivamente, para el precio mayorista de distribución.

 
De esta manera, el consumo que se registre en las boletas que se reciban desde diciembre ya tendrá un incremento del 90 % en el costo de la energía para las distribuidoras mayoristas, y que se trasladará a para quienes no hayan solicitado seguir obteniendo el servicio subsidiado por parte de Nación.

Así lo precisó Pablo Cuenta, referente del Ente Provincial de Energía, que añadió que promediando enero se efectivizará la quita total, generando un incremento del 120% en sólo tres meses en el precio mayorista para las empresas distribuidoras.

“En las facturas de las prestadores, sea Dpec u otra empresas como comparativas en el caso de algunas localidades del interior, se van a encontrar con una descripción en el margen superior izquierdo donde ya se detalla, según la información que Nación nos dio, cuales son las condiciones tiene ese suministro en ese hogar”, indicó en diálogo con radio Sudamericana.

Aclaró que estas modificaciones en las tarifas avanzan sobre los usuarios registrados como de mayores ingresos, “nivel 1”, según la categorización de Nación: “son hogares con ingresos mayores a $350.000 ingresos familiares totales; o que no se hayan inscripto en la plataforma que dispuso el Gobierno Nacional”, señaló Cuenca. 

El funcionario manifestó la preocupación local sobre los usuarios no registrados: “La Dpec tiene 280.000 usuarios residenciales y 89.000 de ellos, el 30 %, quedaron afuera. Es un número muy alto y no responde a la cantidad de población en Corrientes con salarios de estas características”.

En este sentido, señaló que son 180.000 los usuarios de energía en Corrientes quienes están registrados como de nivel bajo de ingresos, gracias a que se tomaron los registros de usuarios con la tarifa social que solventa con recursos propios el Gobierno provincial.

Cuenca destacó el el gobernador Gustavo Valdés instruyó al Ente Provincial de Energía, al Ministerio de Coordinación y al Ministerio de Desarrollo Social para colaborar en las acciones territoriales en las distintas localidades para poner a disposición de la población el acceso al formulario.

“Tiene el carácter de declaración jurada. Es una responsabilidad intrasferible y cada usuario debe dejar en manifiesto la solicitud para conservar los subsidios”, precisó el funcionario. 
Cuenca recordó que las inscripciones continúan habilitadas en la web de www.argentina.gob.ar/subsidios. 

Aumento de cobertura

Cabe destacar que la gestión ante Nación por parte del bloque de gobernadores del Norte Grande logró incrementar el tope de consumo subsidiado.

A finales de octubre el Gobierno nacional elevó hasta 650 kw/h consumo subsidiado de electricidad para provincias del NEA y del NOA. Antes era 550 kw/h. 

La norma estableció para ese período, los valores para el Precio de Referencia de la Potencia (Potref) y el Precio Estabilizado de la Energía (PEE) en el MEM, para las distribuidoras y/o prestadoras de energía eléctrica y que deberán aplicar en sus cuadros tarifarios.

 
En los considerandos de la medida. la Secretaría de Energía señaló que “el establecimiento de dicha medida tiene sustento en la solicitud efectuada conjuntamente por las provincias donde manifiestan, entre otras cuestiones, que las inclemencias del tiempo propias del período estival y las altas temperaturas requieren un esfuerzo adicional para poder producir, paulatinamente, los cambios de hábitos de consumo y de instalación de electrodomésticos con la máxima eficiencia energética”.