Una familia necesitó casi $140 mil para no caer en la pobreza

Una familia de cuatro integrantes necesitó de $139.738 para no ser pobre en octubre, según informó este jueves el Indec. Para no ser indigente requirió de $62.106.

La canasta de pobreza aumentó 0,9% en octubre. 

La canasta básica total (CBT) aumentó 9% en octubre, por lo que una familia de cuatro integrantes (dos adultos y dos menores) necesitó $139.738 para no caer en la pobreza, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Mientras que la canasta básica alimentaria (CBA), que establece la línea de la indigencia, marcó que ese hogar requirió de $62.106 para cubrir sus necesidades básicas para subsistir, indicó el organismo.

Durante octubre de 2022, la variación mensual de la canasta básica alimentaria (CBA) fue de 9,5%, mientras que la variación de la canasta básica total (CBT) fue de 9,0%.Las variaciones de la CBA y de la CBT resultaron del 100,8% y 93,1%, en términos interanuales, y acumulan incrementos del 88,4% y 83,5% desde diciembre 2021, respectivamente.

La canasta básica alimentaria (CBA) se ha determinado tomando en cuenta los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para que un varón adulto de entre 30 y 60 años, de actividad moderada, cubra durante un mes esas necesidades.

Se seleccionaron los alimentos y las cantidades en función de los hábitos de consumo de la población a partir de la información provista por la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGHo).

La canasta básica alimentaria (CBA) se ha determinado tomando en cuenta los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para que un varón adulto de entre 30 y 60 años, de actividad moderada, cubra durante un mes esas necesidades.

Se seleccionaron los alimentos y las cantidades en función de los hábitos de consumo de la población, a partir de la información provista por la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGHo) 1996/97. Dicha composición fue validada, en términos de la estructura alimentaria, con el patrón de consumo que surge de la ENGHo 2004/05.