Rusia anunció el retiro de sus tropas en Jersón

Se trata de un repliegue importante y un posible punto de inflexión en la guerra. En Ucrania lo tomaron con cautela, temiendo que sea una operación de distracción.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, ordenó este miércoles a sus tropas que se retiren de la orilla occidental del río Dniéper ante los ataques ucranianos cerca de la ciudad meridional de Jersón, un repliegue importante y un posible punto de inflexión en la guerra.

Ucrania reaccionó con cautela al anuncio. El asesor presidencial Mijailo Podolyak dijo a la agencia de noticias Reuters que algunas fuerzas rusas siguen en Jersón y que es demasiado pronto para hablar de una retirada.

"Hasta que la bandera ucraniana no ondee sobre Jersón, no tiene sentido hablar de una retirada rusa", dijo Podolyak, un alto asesor del mandatario ucraniano, Volodímir Zelenski, en declaraciones a Reuters.

"Los hechos dicen más que las palabras. No vemos ninguna señal de que Rusia vaya a abandonar Jersón sin luchar. Una parte del grupo de reconocimiento ruso se mantiene en la ciudad y las reservas adicionales siguen en la región. Ucrania está liberando territorios basándose en datos de inteligencia, no en declaraciones televisivas prefabricadas", señaló Podolyak en referencia a las palabras del general Surovikin.

La ciudad de Jersón es la única capital regional que Rusia había capturado desde su invasión en febrero y su abandono supondría un importante revés para lo que Moscú denomina su "operación militar especial" en Ucrania.

En comentarios televisados, el general Sergei Surovikin, al mando general de la guerra, dijo que ya no era posible abastecer a la ciudad de Jersón y que proponía adoptar líneas defensivas en la orilla oriental del río.

La noticia se produjo tras semanas de avances ucranianos hacia la ciudad y en medio de una carrera de Rusia para reubicar a decenas de miles de sus residentes.

En las últimas semanas se había especulado con la posibilidad de que Moscú retirara sus fuerzas de la orilla occidental del Dniéper o atrincherarse para librar una sangrienta batalla en los próximos días o semanas.

Con anterioridad fue volado el puente principal de una carretera que sale de Jersón. Unas fotos publicadas en las redes mostraron el vano del puente de Darivka, en la principal carretera de salida de Jersón hacia el este, completamente derrumbado en las aguas del río Inhulets, afluente del Dniéper. 

Los ucranianos que publicaron las fotos del puente destruido especularon con la posibilidad de que hubiera sido volado por las tropas rusas en preparación para una retirada.

Vitaly Kim, el gobernador ucraniano de la región de Mykolaiv, fronteriza con Jersón, sugirió que las fuerzas ucranianas habían expulsado a algunos rusos: "Las tropas rusas se quejan de que ya han sido expulsadas de allí", dijo Kim en su canal de Telegram.

El anuncio de la retirada había sido anticipado por los influyentes blogueros de guerra rusos, que lo describieron como un amargo golpe. "Al parecer, abandonaremos la ciudad, por muy doloroso que sea escribir sobre ello ahora", dijo el blog War Gonzo, que cuenta con más de 1,3 millones de suscriptores en Telegram.

"En términos sencillos, Jersón no se puede sostener con las manos desnudas", afirmó. "Sí, esta es una página negra en la historia del ejército ruso. Del Estado ruso. Una página trágica".

LA MUERTE DE UN FUNCIONARIO RUSO EN UCRANIA

Este miércoles, además, en la región de Jersón murió en un accidente de tráfico uno de los funcionarios rusos más relevantes en Ucrania, Kirill Stremousov, que ejercía como jefe adjunto de la administración local instalada por Moscú, tal y como recoge la BBC. Su fallecimiento fue confirmado por Vladímir Saldo, el gobernador en funciones de Jersón apoyado por Rusia.